Con el paso de los años, los tejados son una de esas partes que al no ser tan visibles como otras del interior de la casa, pasan desapercibidas hasta que puede ser demasiado tarde y generar goteras o humedades que terminen por necesitar una reparación con un gasto mayor que el necesario si se hubiera realizado un mantenimiento.

Para que puedas llegar a conocer un poco mejor cuando es necesario arreglar un tejado así como las ventajas de hacerlo a tiempo y los diferentes tipos de tejas que existen, te contamos a continuación algunos detalles a tener en cuenta que no debieras pasar por alto.

Mantenimiento de tejados

  •  Dos revisiones al año: como mínimo y así lo aconsejan los profesionales del sector, se han de realizar dos revisiones al año, siendo estas no solo de revisión de las tejas y el exterior, sino también de estructura y revestimientos interiores.
  •  Limpieza habitual: si bien en este punto dependerá en gran parte del entorno y la naturaleza, se debería realizar una limpieza tanto del tejado como de las canaletas, para así evitar aglomeraciones de hojas y otros objetos que puedan llegar a obstruir la salida del agua, teniendo así inundaciones aunque el tejado esté en perfecto estado.

Para la limpieza del tejado, aunque es lógico, se deberán al estar realizando trabajos en altura, todos los materiales que permitan hacerlo con la máxima seguridad, como arneses y cuerdas. También revisar estos equipos de protección individual es primordial porque de nada vale poner en riesgo nuestra vida para que la casa esté en perfectas condiciones si no vas a poder disfrutar de ella ante cualquier fatal accidente que puedas tener.

Cuando cambiar las tejas

Una vez que conocemos como realizar un mínimo mantenimiento para disponer de un tejado en perfectas condiciones, seguimos con esta pequeña guía, en este punto, para ayudarte a conocer cuándo deberías cambiar las tejas.

Por lo general, existen dos tipos de efectos visuales que te ayudarán a detectar problemas en las tejas, la primera y más habitual es que las mismas estén rotas y necesiten ser cambiadas y la segunda, que no siempre se hace, en ocasiones por desconocimiento y por pensar que no tendrá consecuencias, es encontrar pequeñas grietas en las tejas de nuestra casa o piso, debido a las diferentes inclemencias metereológicas como pueden ser altas temperaturas, lluvia, granizo o viento; si bien, esto puede provocar pequeñas filtraciones de agua que terminen en humedades y con el paso de los días, te obliguen por no haberlas cambiado antes, a renovar no solo la teja, sino que también se necesitará previamente eliminar por completo la humedad, pintar y demás operaciones.

Tipos de tejados y cualidades

En este apartado, te citaremos los tipos de tejados en función de sus faldones, así como en función de los materiales utilizados, así que si más dilación, vamos a ello:

Tejados por sus faldones

– Tejado a un agua, un solo faldón: dispone de solo una caída de agua y aunque en caso de estar taponada son más peligrosos por no tener la lluvia otra salida, es ideal para pequeñas casas, casetas o cobertizos.

  •  Tejado a dos aguas, dos faldones: como su propio nombre indica, en este caos, el tejado tiene dos salidas, estando ubicadas cada a una a un lado.
  •  Tejado a cuatro aguas, cuatro faldones: pensadas para techos que necesitan más salidas de agua y aunque no es algo que siempre se cumpla, por lo general, es para cubiertas más grandes donde discurren más litros de agua.

Tejados por tipos de material

  •  Tejas cerámica: este tipo de tejas, también conocidas como árabes, por su gran aceptación en ese país, son una solución perfecta cuando su interior está realizado en madera, por las propiedades de mantenimiento de la temperatura, tanto en entornos muy fríos como cálidos.
  •  Tejas de pizarra: este tipo de tejas son conocidas por tener una gran resistencia tanto a roces como a golpes e inclemencias climáticas, lo que se traduce en que son de las más resistentes, sobre todo si el tejado está expuesto a ramas de árboles que puedan estar en contacto. También son habituales en zonas de nieve con bajas temperaturas extremas.
  •  Tejas con chapa metálica: por lo general, este tipo de tejas se utilizan para aquellos tejados con mayor exponencial a las inclemencias metereológicas, ya que la chapa suele contar con aislamiento.

Ya para terminar, no podemos terminar sin recordarte que si no dispones de los conocimientos necesarios por muy manitas que seas, no dudes en dejar tanto las revisiones, así como el mantenimiento y cambio del tejado, en manos de auténticos profesionales que puedan demostrar las cualidades necesarias para los cambios o reparaciones que puedan llegar a necesitar las cubiertas.